azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Blog registered on:

Blog tree Blogwise Blog peace bitacoras.com

The naiandei weblog

"Una mezcla de noche y día"

Ahh... los trenes

Archivado el domingo 5 de noviembre de 2006 a las 15:51 - Comentarios: 0

Desde siempre me han gustado mucho los trenes. Es una pasión que me viene de muy pequeño, no sé muy bien por qué, pero el caso es que me gusta el ruido de un vagón pasando por un cambio de agujas o el simple paso de un tren a toda máquina por una estación. De hecho, cuando era muy pequeño fuimos mi padre y yo a Vilanova en un tren de cercanías por el simple hecho de ir en tren. Me acuerdo como si fuera ayer. Fuimos a una heladería, estuvimos como media hora y luego nos volvimos con otro cercanías. Por aquellos años (estamos hablando de finales de los ochenta, principio de los noventa) los trenes de cercanía eran prácticamente todos de la serie 440 (como los la foto de la derecha) y los de dos pisos eran una minoría. Qué tiempos!

A los cinco o seis años me regalaron un "Iberama". Un Iberama era un kit de iniciación a las maquetas de trenes de la marca Ibertren. Era bastante sencillo, de 1,50m x 1m y con todo el trazado marcado de antemano. Había que ir completando todos los extras como desvíos, túneles y puentes paso a paso y por fases. Una de las últimas cosas que añadimos a la maqueta fueron los desvíos automáticos, puesto que antes eran manuales y había que ir cambiando todo "a manopla". Por desgracia, era tan pequeño y tan manazas que rompí varias cosas: todas las "personitas" de la estaciones y de los andes desaparecieron de golpe, varias de las farolas fueron arrancadas de cuajo, los semáforos se torcieron... un desastre.

Durante muchos años la maqueta ha estado colgada en lo alto de la pared. No hay sitio para tenerla constantemente expuesta para jugar y la única manera de que no estorbase para el día a día era tenerla colgada, aunque eso suponiera prácticamente no volverla a usar en mucho tiempo. Durante ese tiempo lo único que ha hecho es coger más y más polvo.

El caso es que con la reorganización total de mi habitación, con los muebles nuevos, con la nueva mano de pintura, con la mesa nueva y con la ventana nueva llegó la hora de darle una salida digna a mi tan adorada maqueta. De momento, la opción que más fuerza está teniendo es la de colgarla del techo y con unas poleas bajarla para jugar. Este método es mucho más cómodo (¡y rápido!) que el de colgarla de la pared con dos ganchos. De momento he comprado una máquina nueva (269 Mitsubishi), luces nuevas para los andenes y he reparado dos vagones que no tenían "bogies".

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License