azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Vuelve el Wonderbrá. Juan José Millás

Las fotos de Bush y Kerry saludándose antes de que diera comienzo el debate televisado de la pasada semana son muy curiosas. Los dos van vestidos prácticamente igual y exhiben idénticos modales. Lo mismo cabe decir de sus esposas, las dos de blanco, de modo que, al abrazarse, cada una parecía el reflejo de la otra. Tanto ellos como ellas quieren acercarse a un paradigma de ser humano que habita en el ideal del elector medio. Aquél que más se aproxime a esa imagen ideal se llevará el gato al agua. ¿Pero cómo es ese individuo ideal? Desde luego, va bien vestido, limpio, afeitado (no se sabe de nadie con barba que haya ganado unas elecciones: avisen a Rajoy). Además, debe tener pelo (está demostrado científicamente que un candidato calvo lleva todas las de perder frente a un adversario que se pueda peinar con raya). Y fíjense que hasta ahora no nos hemos referido a los atributos morales, ni a inteligencia, ni a la cultura del candidato. Hemos hablado exclusivamente de la carrocería. ¿Pero acaso usted, cuando se va a comprar un coche, pide que le enseñen el motor?

El perfil ideal del aspirante a gobernar es el de un vendedor de enciclopedias. Si usted ha caído en las redes de alguno, comprenderá lo que quiero decir (personalmente, he sido víctima de siete, uno de los cuales me colocó la Enciclopedia Británica pese a no saber inglés). Pero, hablando de la Enciclopedia Británica, acabo de leer en el periódico que Tony Blair ha elegido para diseñar la próxima campaña electoral del Partido Laborista al experto en marketing que lanzó hace diez años con gran éxito el Wonderbrá. El éxito de esta prenda fue tal que algunos diccionarios de uso incluyen su nombre como si se tratara de un sustantivo común. Cuando el nombre propio de una marca consigue eso, decimos de ella que se ha lexicalizado. Es el caso de túrmix o de avecrem. ¿Qué hace el Wonderbrá? Producir una ilusión respecto a los pechos de las que lo llevan. Y esto es lo que necesita Blair: provocar una alucinación política que nada tiene que ver con la realidad. El asunto sería perfecto si la candidata del Partido Laborista fuera Eva Herzigova. Pero no.

La opinión de Zamora, 5-X-2004

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License