azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

¿Te reconoces?. Juan José Millás

A mediados del siglo XIX se instalaron los primeros cables transatlánticos entre América y Europa. Si lo piensas, resulta sobrecogedor: miles y miles de kilómetros de cobre, tenazmente aislado (aún no existía el plástico), serpenteando como una anguila infinita sobre el suelo del océano. Una especie de cordón umbilical por el que circulaban noticias, telegramas personales y datos económicos. Quizá lo primero que discurrió por uno de estos cables fue la cotización del dólar. Con frecuencia, me duermo pensando en ese cordón, que debía de ser muy grueso, lo visualizo entre el fango del fondo marino provocando en los peces una extrañeza muda. Observadas con perspectiva las dificultades que entrañaba tender esa comunicación de un extremo a otro de la Tierra, piensa uno que habría sido más fácil inventar de entrada la telegrafía sin hilos. Pero hubo que pasar por lo visible antes de alcanzar lo invisible. Da la impresión de que éste, el de lo material a lo inmaterial, es el camino obligatorio, también en otros ámbitos. Seguir leyendo.

EL PAIS, 26-VI-2015

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License