azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Negritud. Juan José Millás

Hora punta en el metro. El océano de cabezas nace de un cuerpo colectivo, producto de la suma de los individuales. El mío permanece pegado por el hígado, como un siamés, al de una señora cuya mirada esquivo (también ella la mía), aunque no podemos evitar un intercambio de alientos. El de ella es una mezcla de café y tabaco (¿un Camel?) que la saliva no ha descompuesto todavía. Me gusta y lo aspiro disimuladamente mientras me pierdo en las ensoñaciones características de esas horas de la mañana (mi jefe se ha muerto y nos dan el día libre para que acudamos al tanatorio). Al detenernos en una de las estaciones, un tipo con megáfono se dirige a la multitud desde la puerta. “¿Hay en este vagón algún acreedor?”, pregunta. Las cabezas que surgimos del cuerpo común nos miramos interrogativamente unas a otras, pero nadie responde. El funcionario toma nota en un formulario y se dirige al siguiente vagón. Al llegar a destino, me informan de que el metro realiza un estudio de mercado por si fuera preciso añadir a cada convoy un par de vagones de lujo para los acreedores, si los hubiera. Seguir leyendo.

EL PAIS, 10-VII-2015

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License