azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Mal asunto. Juan José Millás

Hemos visto fotografías de las obras del canal de Panamá y, en efecto, hay que echar ahí mucho hormigón armado, y mucha caradura, y mucha subcontrata, quizá también muchas comisiones. Hay que echar de todo en esas esclusas para que no goteen como gotean la Monarquía y el Gobierno y la judicatura y la unidad de España. Tenemos el suelo del país lleno de palanganas de las que sale el clonc clonc característico de la gota al estrellarse contra la superficie de la bacina desportillada. Clonc clonc, la banda sonora del hambre, de la posguerra, de los abortos clandestinos, de las porras policiales contra las espaldas de los contribuyentes. Hay que echar de todo en esas esclusas panameñas con pérdidas. Ahora estamos arrojando palabras. ¡Fantástica, esa mezcla de ingeniería naval y financiera y léxica! Observado con perspectiva, el Canal tiene también algo de maqueta del futuro. Se lo imagina uno dentro de dos siglos, abandonado ya, medio podridos sus contrafuertes y arbotantes, y piensa en él como en las fauces del infierno. Per me si va nella città dolente.Un poeta simbolista, cuyo nombre no me viene, dijo al regresar de una enfermedad grave: "He visto el recibidor del infierno". Al preguntarle cómo era, respondió que como de clase media, con su cornucopia y su perchero para los sombreros de Magritte. Lo que hace falta ahora a la entrada del Canal es una cornucopia gigante frente a la que atusarse el bigote antes de comenzar la visita a lo que quizá sea el parque mediático más grande de la corrupción universal. Nuestra ambición carece de límites, todo se nos queda pequeño, pero todo gotea y hay que ir tapando agujeros aprisa y corriendo. Para eso están las palabras y la palabrería. Dice la ministra que los españoles no nos haremos cargo de la contabilidad de Sacyr. Mal asunto, tampoco íbamos a arreglar la de Bankia.

 

 

EL PAIS, 10-I-2014

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License