azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

La razón. Juan José Millás

El referéndum griego es un disparate porque puede salir que no. Si estuviéramos seguros del sí, constituiría un ejercicio impecable de democracia interna, un ejemplo a seguir por el resto de los países de la Unión, etcétera. Para determinadas cabezas, la democracia consiste, alternativamente, en no votar o en que salga lo que ellas necesitan. Sabemos quiénes son las cabezas, pero no estamos seguros de para quién trabajan, del mismo modo que ya no podemos distinguir los bancos que se dedican al lavado del dinero negro de los que no. Supongamos, como ejercicio teórico, que los políticos que venimos eligiendo hasta ahora trabajan para los acreedores que viven del negocio de la protección. Si decidiéramos, de súbito, votar a otros, convendría suspender la democracia, temporalmente al menos, hasta que entráramos en razón. Uno de los rostros de la razón es Christine Lagarde, la cabeza visible del FMI, institución democrática donde las haya cuyos principios fundacionales chocan con su práctica diaria. No hay más que observar la estabilidad que proporciona al sistema. Seguir leyendo.

EL PAIS, 03-VII-2015

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License