azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

La duda. Juan José Millás

Me contaba un amigo que con ocasión de las pasadas fiestas navideñas le había regalado a su hijo un Diccionario de dudas. Y ahora, añadió mientras tomábamos una cerveza, no sé si hice bien, quizá es como pedirle que deje de consultármelas a mí, por lo que tengo la impresión de haber dimitido de padre. Se refería al diccionario de Manuel Seco, que yo utilizo desde siempre. A veces lo leo si necesidad de que me acometa una duda, por vicio, pero también porque soy un poco obsesivo y me gusta poner la venda antes que la herida. El otro día, errando por sus páginas, descubrí que el plural de la nota musical fa es fas, no faes. La FAES es una fundación que no admite el plural, porque si hubiera más de una el mundo se habría acabado. En cambio, preces, que significa "oraciones o súplicas", sólo admite el plural. El singular, prez, quiere decir "estima, gloria, honor". Seco añade que su uso es exclusivamente literario. En cuanto al género, es ambiguo, pues se dice indistintamente el prez o la prez. A mí me suena mejor "la prez", me hace más gracia, pero no renunciaría a escribir "el prez", depende del contexto. Cosas de este tipo me ayudan a pasar la tarde.

Mientras llega la ración de gambas con gabardina que hemos pedido, mi amigo insiste en sus escrúpulos, el pobre está francamente agobiado. Desde que le regaló el diccionario, su hijo no le pregunta nada. Ya no sé, dice, qué palabras le hacen daño. ¿Qué habrías pensado tú, pregunta luego encendiendo un cigarrillo (ha vuelto a fumar), si tu padre te hubiera regalado un diccionario de dudas cuando eras adolescente? No sé, digo, mi padre era un hombre muy seguro. No me lo imagino regalando diccionarios de dudas a sus hijos. Lo más probable es que ni siquiera conociera su existencia. ¿Lo ves?, replica entonces, quizá le he transmitido a mi hijo la imagen de un padre inseguro, irresoluto, débil.

Las gambas estaban bien y mi amigo propuso que pidiéramos otra ración, pero le dije que tenía prisa. Casualmente yo también le había regalado a mi hijo el diccionario de Seco, sin caer en la cuenta del daño psicológico que podía producirle. Le llamé para que no lo abriera, pero me dijo que iba por la página 87, y que ya no lo podía dejar.

EL PAIS, 26-I-2007

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License