azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Iniciativas empresariales. Juan José Millás

Han detenido en Madrid a un hombre que alquilaba sillas para dormir sentado. El individuo tenía un local sin ventilación que pasaba por ser un centro de acceso a Internet, aunque el verdadero negocio eran las sillas. Tú llegabas por la noche, pagabas cuatro euros y ocupabas una hasta el día siguiente. Algunos privilegiados podían apoyar los pies en el borde las mesas en las que reposaban los ordenadores: tecnología punta y miseria ancestral sobre el mismo tablero. Si hubiéramos visto las suelas de esos zapatos, habríamos visto que era de cartón. Yo los he llevado de niño y recuerdo que estaban endurecidos a base de engrudos, pero entonces no había ordenadores.

El decorado se completaba con unos servicios parecidos a los de un avión lleno de pasajeros después de un secuestro de tres días. El detenido es un pionero, aunque debe haber en las grandes ciudades numeroso negocios de este tipo. Antes, se aspiraba a poner un hostal. Ahora basta con colocar unas sillas de anea en un sótano húmedo. Des este modo, la iniciativa privada corrige los excesos antisociales de algunos ayuntamientos que colocan en el medio de los bancos públicos unas barreras para que los mendigos no se puedan acostar en ellos. Vamos a más. De hecho, según las últimas noticias, el consumo humano es ya un 20% más alto que la renovación de los recursos naturales. Esto quiere decir que nos estamos comiendo la Tierra a una velocidad mayor de la que se regenera. De continuar a este ritmo, y según los expertos, en pocos años necesitaríamos 40 planetas como el nuestro para llegar a fin de mes.

El único consuelo frente todo este desastre es que agotamos las reservas morales a la misma velocidad que las materiales. Ahí está el caso de los empresarios que alquilan sillas para dormir sentado. Pronto aparecerán simples espacios a cubierto para dormir de pie. La gente que duerme de este modo consume, por otro lado, menos recursos de los que les corresponde, lo que quizá coloque un poco más lejos el horizonte final. En el fondo, les deberíamos estar agradecidos. Solicito a las autoridades que nos entierren boca abajo, para que, en el caso de resucitar, no encontráramos la salida. Buenas noches.

La opinión de Zamora, 26-X-2004

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License