azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Cerrar y coser. Juan José Millás

El caso Bárcenas, que ya vamos viendo que se trata del “caso PP”, ha introducido en nuestras vidas un doloroso grado de interinidad. Vivimos a la espera de su resolución como del resultado de unos análisis clínicos. Todo lo demás, mientras no se resuelva, parece transitorio. Pero resolverlo implica hurgar en una herida del tamaño de un estadio de fútbol. Una herida infectada de la que sale un torrente de pus en el que Rajoy chapotea con desesperación muda. Por si fuera poco, tenemos experiencia de cirugías cerradas en falso. El caso Naseiro,que fue el prólogo del que ahora nos ocupa, se clausuró con trampas jurídicas que se han intentado reutilizar estos días. Habría bastado con que se declararan nulas las grabaciones de Luis Peñas, el exconcejal del PP en Majadahonda, para legalizar la trama Gürtel, bendecir a Bárcenas, y refrendar los sobresueldos de gente como Arenas, al que hemos pagado comilonas de 2.000 euros. El menú del día.

Si lograron cargarse a Garzón porque se le ocurrió abrir el sumario, cualquier cosa es posible. Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Alicante e impulsor de ese aeropuerto inútil que nos ha costado también un ojo de la cara, lleva 10 años haciendo regates a la justicia. Observando, en fin, las dificultades con las que avanza el proceso, la facilidad con la que un expediente se puede extraviar, la falta de voluntad de nuestros representantes por conocer lo ocurrido, pero pasmados, sobre todo, por el tamaño y el aspecto de la herida, así como por las ganas de cerrar y coser de algunos sin haberla limpiado, se queda uno sin aliento. ¿Qué nueva artimaña se estará fraguando para anular el proceso? ¿Qué le estarán ofreciendo o con qué estarán presionando a Bárcenas para que no hable? ¿Hasta qué punto la oposición está tan interesada como la ciudadanía en llegar hasta el final?

EL PAIS, 05-VII-2013

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License