azul . verde . rojo . negro
(necesita cookies)

Angulas de farmacia. Juan José Millás

A Cristina Narbona le han encontrado cuarenta y tantas sustancias tóxicas en la sangre. Si la de la ministra del Medio Ambiente está así, imagínense la del ministro de Industria. Todos los políticos se tendrían que hacer estos análisis, para comprobar si el asunto mejora al acercarnos a Educación, a Cultura o a la Dirección General de Asuntos Religiosos. En Deportes ya les digo que ni lo miren porque con lo del dopaje y las autotransfusiones de glóbulos rojos tienen que estar todos los subsecretarios hechos polvo. Cristina Narbona ha dicho, al hacerse públicos estos datos, que "ésta es la cara oculta del progreso". Pero uno cree que no, que es la cara visible, pues el progreso ya tiene pocas cosas que mostrar que no sean análisis de sangre purulentos y estadísticas de obesidad mórbida.

Lo curioso, con todo, es que Cristina Narbona asegura sentirse bien. Quiere decirse que lo mismo que nos envenena nos mantiene en forma. De hecho, la esperanza de vida está aumentando de manera alarmante entre nosotros. Si nuestros abuelos y nuestros padres, sin sustancias tóxicas en la sangre, se morían con 40 y 65 años respectivamente, nosotros podemos llega a los noventa y nuestros hijos pasarán de los cien. Precisamente, acaba de salir un libro de Frank Schirrmacher, `El complot de Matusalén´, en el que se analizan minuciosamente los conflictos resultantes de la prolongación de la vida. En unos años más, las sociedades europeas estarán llenas de ancianos con la sangre repleta de sustancias tóxicas, pero que se resistirán a morir creando enormes desajustes en la correlación de fuerzas sociales. Yo seré uno de esos ancianos, lo digo sin pudor, que acabarán con los fondos de la Seguridad Social y costarán un ojo de la cara al Estado.

Quiere decirse que debemos dejar de consumir porquerías para morirnos cuanto antes y no causar un sufrimiento inútil a nuestros hijos. El Gobierno, en fin, debe tomar cartas en el asunto, de manera que la Seguridad Social comience a recetar angulas de Aguinaga y pollos de corral. Sólo comiendo como Dios manda volveremos a morirnos a las edades de nuestros padres, que es de lo que se trata. Muchas gracias.

La opinión de Zamora, 2-XI-2004

naiandei: contactar | Pictures of Barcelona used with permision under a Creative Commons License | Everything else is licensed under a Creative Commons License